Condición en la que se suspende o disminuye severamente la oxigenación del feto o el recién nacido, produciendo graves problemas en el metabolismo de los principales órganos del cuerpo, incluido el cerebro. Esta puede ocurrir al nacimiento, por dificultad respiratoria del recién nacido, o durante el embarazo por problemas en la circulación de la placenta.